La fruta fresca argentina tendrá nuevos requisitos de ingreso a Canadá

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) acordó con la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (CFIA, por sus siglas en inglés) aplicar un Sistema de Medidas Integradas para Lobesia botrana por la exportación de fruta fresca argentina hacia ese país.

En junio pasado, la CFIA comunicó que establecería modificaciones en los requisitos fitosanitarios de importación para fruta fresca, a los efectos de prevenir la introducción a su territorio de la plaga Lobesia botrana, bajo la Directiva D-13-03.

Esta última especifica un extenso listado de países y productos vegetales alcanzados por las nuevas exigencias fitosanitarias impuestas por el país de América del Norte.

Cabe aclarar que la CFIA solo contemplaba el Certificado Fitosanitario emitido por el organismo argentino como requisito de importación para envíos de productos vegetales procedentes de la Argentina, sin hacer referencia a la regulación de plagas. A partir del cambio mencionado, el Senasa debe certificar que cada envío se encuentra libre de Lobesia botrana.

En este marco, y con base en el interés comercial del sector exportador, el servicio nacional argentino elevó a la CFIA una propuesta de Sistema de Medidas Integradas para la plaga en cuestión, entre las tres opciones de certificación fitosanitaria impuestas por la nación canadiense, la cual fue aprobada por su organismo.

Dicho acuerdo abarca los siguientes productos: uva, arándanos, cereza, ciruela, durazno, granada y kiwi. Todos los procedimientos operativos para el cumplimiento de esta medida ya se encuentran aprobados y en marcha para la temporada en curso.

«Ya se llevaron adelante exportaciones de arándano y cerezas a Canadá bajo esta modalidad y se espera que en las próximas semanas se realicen exportaciones del resto de los productos involucrados. De este modo, el Senasa logró que la certificación fitosanitaria para la exportación de estos productos tenga una alternativa a la aplicación de un tratamiento cuarentenario con bromuro de metilo, lo que implicaría mayores costos directos e indirectos», destacó el director de Certificación Fitosanitaria, Martín Delucis.

La implementación del cambio se llevó adelante en fases, la primera alcanzó a uva y arándanos. La segunda abarcó a varias especies entre las cuales se distinguen Prunus spp. (cereza, ciruela, duraznos, nectarines, almendras, entre otros) y granada.

Existe una tercera fase en la que se incluye el kiwi, pero aún no se encuentra vigente.

Las exportaciones de fruta fresca argentina hacia Canadá, entre los años 2012 y 2015, fueron: 2.631 toneladas de arándano (79%), 463 toneladas de uva (14%), 86 de higo (3%), 79 de cereza (2%), 72 de kiwi (2%) y 19 de granada (1%).

Fuente: Prensa Senasa

 

Suscribite a nuestro newsletter