Brasil: pronóstico positivo para 2018

HF Brasil publicó el miércoles un pronóstico positivo para el nuevo año. «En los últimos dos años, el consumo de frutas y hortalizas se ha visto obstaculizado por la crisis económica. Incluso con una ligera reanudación del crecimiento en 2017, todavía no ha habido una recuperación significativa en el consumo general de fruta».

En el artículo se explica que el poder adquisitivo de los consumidores brasileños disminuyó, lo cual afectó principalmente a los productos de mayor valor. Algunos ejemplos son las uvas sin pepitas, melones de marca, tomates especiales, hortalizas mini y baby, frutas y productos procesados. El efecto sobre los productos básicos como las patatas, los tomates y las cebollas fue menos notorio. Aun así, el sector de hortalizas básicas registró excedentes debido a la debilidad de la demanda y al aumento de la oferta. Desde el comienzo de la crisis económica brasileña en 2015, el año pasado fue el peor año.
Según HF Brasil, el pronóstico para 2018 es un aumento del consumo de frutas y hortalizas, como resultado de la mejora de la situación económica. Sin embargo, el desempleo está aumentando y sólo se espera un pequeño crecimiento en los ingresos, que puede limitar el aumento del poder adquisitivo. HF Brasil publicó una revista que incluye las previsiones para 2018. A continuación, un pequeño resumen:
Previsión para las hortalizas para 2018
En general, durante el verano de 2018, los precios deberían ser más altos en comparación con el mismo período de años anteriores. Esto se debe a la disminución pronosticada en las superficies de producción. La baja rentabilidad de 2017 limitó la inversión de los productores en sus cultivos, como en el caso de la patata, el tomate, la cebolla y la zanahoria en el primer trimestre de este año. «Sólo para la lechuga, no se pronostica ninguna reducción en la producción. No se espera que los productores de hortalizas de invierno aumenten las inversiones, incluso con la perspectiva de una mejor rentabilidad en el verano de 2017/18. Los productores deberían usar parte de sus ganancias del verano para pagar las deudas de períodos anteriores».
 
Previsión para las frutas para 2018
En cuanto a las frutas, HF Brasil publica que los niveles de inversión permanecen en el mismo nivel que en 2017. «Una excepción es la disminución de la producción de papaya debido a la crisis hídrica y los resultados limitados de 2017. Otra excepción es el aumento de la producción de mango». Se menciona que la crisis hídrica ha limitado la producción de algunas frutas.
 
El clima afecta a la producción
El fenómeno La Niña es muy bienvenido en Brasil durante el verano de 2017/2018. «Permite que la lluvia esté por encima del promedio en el noreste del país, y menos lluvia en la parte sur». Este es un pronóstico beneficioso, porque los productores en el sur tienen suficientes reservas de agua para mantener la producción de frutas y hortalizas en el verano. Sin embargo, en el noreste llueve, aliviando la menor disponibilidad de agua».
 
Variables que favorecerán el consumo de frutas y hortalizas en 2018
Brasil experimentó un crecimiento en el PIB en el año 2017, pero espera un crecimiento aún más positivo para este año. Este escenario puede indicar una reanudación del consumo de frutas y hortalizas en el mercado interno. Además, el intercambio positivo y la inflación podrían beneficiar el consumo. «Las previsiones de inflación son bajas y las tasas de interés caen, lo que a su vez indica una mayor disponibilidad de crédito para el productor y el consumidor».
Variables que limitarán el consumo de frutas y hortalizas en 2018
El desempleo dificulta la recuperación del consumo. Para 2017, la tasa de desempleo se estima en un 13,1%. Aunque se esperan algunas mejoras para 2018, todavía se prevé que sea de un 11,79%. «Como el nivel de empleo es uno de los últimos en recuperarse después de períodos de crisis, los indicadores muestran que un consumo de recuperación drástico sólo puede ocurrir a medio plazo, a partir de 2019, ya que el ingreso de las familias depende directamente de la disponibilidad de empleos».
Automáticamente, el ingreso es la segunda variable que impedirá el consumo. «La reanudación del poder adquisitivo depende de la caída en la tasa de desempleo, la mayor disponibilidad de crédito y las tasas de interés reducidas. Se prevé un ligero aumento en los ingresos en 2018, según el FMI». Fuente:FreshPlaza

Suscribite a nuestro newsletter