Frigorífico J.J Gómez supero pruebas sobre tratamiento de efluentes

Los últimos análisis de efluentes que se hicieron en la planta del Frigorífico JJ Gómez, dieron resultados aún por debajo de los valores de referencia, y eso permitió iniciar las gestiones para la habilitación definitiva del municipio, además de certificar el adecuado funcionamiento de los sistemas internos de tratamiento, como la planta de ozonificación y los pantanos controlados.

Lo que permitió llegar a esta meta, es un proceso de tratamiento que consiste de dos etapa. La primera de ellas se realiza a través de un “Ecokit” que realiza la ozonificación de los fluidos que salen de la faena, llevando adelante una disminución de la carga orgánica y de los olores. Con esta sola etapa se podría llegar a los parámetros oficiales, pero el agua antes de ser desechada, pasa por un sistema de “pantanos controlados”, donde existen 4 piletas revestidas, donde crecen carrizos, los que van convirtiendo en materia seca los desechos. Al final de este sistema de piletas se tomaron las muestras.

El equipo donde se realiza el primero de los filtrados demandó una inversión de 250.000 pesos de parte de la Cooperativa, y como es un sistema modular, en caso de ampliarse el volumen de la faena, se puede acoplar más módulos.

En el caso de los filtros “fito-terrestres”, se logró su construcción a partir de un aporte del Estado Nacional de 4,6 millones de pesos.

“Los parámetros legales se han cumplido, y esto nos da mucha tranquilidad”, aseguró Felipe Gerbán, presidente de la Cooperativa de Trabajo JJ Gómez, quien planteó algunos desafíos adicionales que se han planteado para que la planta sea más amigable con el medio ambiente.

Uno de ellos “es hacer una forestación con el agua que ahora va al desagüe (en las que el DPA realizó los muestreos) en esa franja de tierra que va hasta la calle Félix Heredia”, adelantó. Se trata de plantar en una superficie de 2,5 hectáreas “para que todo quede más prolijo y natural”, destacó Gerbán.

En los objetivos del plan de trabajo en materia de tratamiento de efluentes, está la adquisición de una planta de ósmosis inversa para procesar los líquidos que se usan de la caldera, y el paso más ambicioso es una planta para procesar la sangre que cuesta 3,5 millones de pesos, pero permite comercializar los derivados, buscados por la industria farmacéutica, química y otras industrias.

“Apuntamos a mejorar el tratamiento de los efluentes, pero al mismo tiempo con métodos que permitan recuperar la inversión”, aclaró Gerbán, quien concluyó diciendo que “nos planteamos estas metas para poder seguir trabajando con tranquilidad y brindando un servicio  de calidad”. Fuente: Prensa  Frigorífico J.J Gómez .

Suscribase a nuestro Newsletter

Más noticias

Entrevista: Facundo Fernández, sanidad frutícola

NOTA CON AUDIO: Secretario de Fruticultura, Facundo Fernández Audio: En contacto con Agrovalle, FM Del Sol, el Secretario de Fruticultura de Río Negro, se refirió al tema de sanidad frutícola...

La Patagonia comienza a fijar una agenda conjunta en producción.

Por iniciativa de Río Negro, las provincias patagónicas comenzaron a delinear una agenda de temas comunes en materia de producción, en la que se trabajará junto al Gobierno Nacional. La...

El gobierno neuquino establece el diálogo con el sector acuícola

Se formalizó la Mesa Sectorial Acuícola que busca mejorar las condiciones de la actividad en la provincia. El gobierno provincial continúa manteniendo mesas de diálogo permanente con los diferentes sectores...

Argentina y Brasil trabajaron en políticas sanitarias comunes

Una comitiva argentina, integrada por representantes del Senasa e INTA, se reunió con la ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina. El encuentro se llevó a cabo en Brasil y...

Pin It on Pinterest